Burundi: a pesar de una tentativa de asesinato, Pierre Claver continúa la lucha por la defensa de los derechos humanos

 Pierre Claver

El 3 de agosto 2015, nuestro amigo Pierre Claver Mbonimpa, presidente de la asociación burundesa APRODH, fue víctima de una tentativa de asesinato. Gravemente herido, tuvo que ser evacuado a Bélgica. Su yerno fue asesinado el 9 de octubre 2015 y uno de sus hijos fue encontrado muerto el 6 de noviembre, un par de horas después de haber sido arrestado por la policía burundesa. Duramente herido y forzado al exilo, Pierre Claver no ha, sin embargo, renunciado a su compromiso por la defensa de los derechos fundamentales del estado de derecho. A continuación, nos cuenta sobre la gravedad de la situación que atraviesa su país.

AEDH: ¿Un año después de que Burundi haya entrado en una crisis política sangrienta, luego de la decisión del presidente Nkurunziza de postularse a un tercer mandato, en qué estado se encuentra el país en el plano político y a su vez en el de los derechos humanos?

Pierre Claver: Esta situación ha provocado graves violaciones de los derechos humanos. Del 26 de abril 2015 al 25 de abril 2016, APRODH registro 738 muertes. El número de víctimas es más elevado ya que hay que tener en cuenta todos aquellos y aquellas que han sido enterrados en fosas comunales o en otros lugares clandestinos; que han sido secuestrados, torturados, violados, detenidos arbitrariamente, ejecutados…hay que tener en cuenta también la falta de libertad de expresión y la prohibición de manifestar. Esto fue lo que caracterizó este maldito mandato, si puedo expresarme de este modo. Del 21 al 24 mayo 2016, las partes en conflicto se reunieron en Arusha para negociar (ed. el dialogo inter-burundés retomó bajo la égida de un nuevo mediador, el antiguo presidente de Tanzania Benjamin Mkapa). Pero nuestra observación es que hay un inicio falso en estas negociaciones, debido a las partes presentes. Una delegación integrada es más que necesaria para garantizar el éxito de las negociaciones. Pierre Kkurunziza quiere dividir a la gente en función de sus etnias, para mantenerse en el poder. Los jóvenes tutsis se encuentras estigmatizados y muchos son asesinados, secuestrados o torturados. Esto pone de peligro que el país se vea sumergido en caos total.

AEDH: La APRODH fue disuelta el 23 de noviembre 2015 y más de 10 organizaciones de defensa de los derechos humanos vieron sus cuentas bancarias congeladas. ¿La sociedad civil burundesa puede todavía jugar un rol en la resolución del conflicto?

P.C. : Si, la sociedad civil juega y continuará de jugar un rol ya que continua de trabajar, incluso en exilo. El hecho de haber, sin motivo legítimo, prohibido provisoriamente las organizaciones o congelado sus cuentas no cambia, en el fondo, el trabajo de la sociedad civil, si bien obviamente eso disminuye su eficacia. Si la sociedad civil puede tomarse en cuenta en las negociaciones, esto contribuiría enormemente a la resolución del conflicto ya que tiene experiencia en observar actores políticos y conoce el pasado de éstos.

AEDH: ¿Se encuentra refugiado en Bélgica desde el mes de agosto de 2015. Como continúa su compromiso el día de hoy?

P.C. : No soy refugiado como tal, mismo si, evidentemente, no puedo volver a Burundi en este momento. Vine a Bélgica para recibir cuidados médicos, y continúo el tratamiento. Si la situación mejora, ¡seré el primero a volver a mi país! Para seguir con mi compromiso, he constituido una oficina con dos de mis colegas donde continuamos de centralizar los reportes. La estructure de la APRODH sigue siendo una aventaja para permitirnos de continuar de recibir las informaciones. También llevo a cabo actividades de alegado y de difusión de información en Europa y en todo el mundo.

AEDH: El 25 de abril, la Corte Penal International decidió abrir una investigación preliminar sobre la situación en Burundi. ¿Cuál es su opinión y que espera de la comunidad internacional?

P.C. : Estoy muy satisfecho de la decisión de la Corte Penal Internacional. La CPI ha demorado, ya que tenía todas las informaciones necesarias desde hacía tiempo, pero mejor tarde que nunca! Mi organización es miembro de la Coalición Burundesa para la CPI. Podrá continuar de colaborar con la oficina del Procurador de la CPI para llevar a cabo las investigaciones de la mejor manera. Teniendo en cuenta la cantidad de reuniones sobre la situación burundesa y las visitas realizadas por los representantes de instituciones y de ONGs internacionales, podemos esperar que la cuestión de Burundi ocupe un lugar prioritario en sus agendas. Lo que espero de la comunidad internacional, y particularmente de los actores políticos internacionales, es que persisten hacia el mismo lado pero que abandonen las palabras en favor de los actos concretos. Los defensores de derechos humanos burundeses también esperan el apoyo de las organizaciones no gubernamentales extranjeras.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn