Hasna Abdul Reda : defender a las víctimas más vulnerables

 

Hasna Abdul Reda

Desde 2007, AEDH apoya el Centro Libanes de los Derechos Humanos (CLDH), basado en Beirut. En octubre, acogimos a Hasna Abdul Reda, abogada en el CLDH, en el marco de la Quincena de la igualdad entre las mujeres y los hombres organizado por la Región Rhône-Alpes, Francia.

Piensa Ud. que su país respeta los principios de los derechos humanos?

Hasna Abdul Reda: Un gran número de violaciones de los derechos humanos ocurren en el Líbano, a pesar de la Constitución libanes que subraya la importancia de la Declaración de los derechos humanos y los compromisos internacionales del Líbano y afirma la superioridad de éstos en relación con el Derecho Nacional. El Líbano ratificó la mayoría de los tratados internacionales que apuntan a proteger los derechos humanos pero, en los hechos, no los implementa.

Cuáles son las principales actividades que desarrolla el CLDH para luchar contra las violaciones de los derechos humanos?

H.A.R.: El CLDH lucha contra las desapariciones forzadas, la detención arbitraria, la tortura y el racismo por el intermedio de un cierto número de acciones concretas, entre otros el programa de ayuda legal a los detenidos vulnerables, el Centro Nassim para la rehabilitación de las víctimas de la tortura, así como proporcionando una ayuda legal a los trabajadores migrantes en el Líbano.

Cuáles son sus principales desafíos en lo cotidiano?

H.A.R.: En lo cotidiano, los principales desafíos consisten a definir cuáles son los casos prioritarios, luego aportar una ayuda substancial a las víctimas.

La dificultad viene del hecho de que las demandas de ayuda legal son netamente superiores a nuestras capacidades e incluso la capacidad de los abogados de la sociedad civil en general. Miles de personas son víctimas cada año de violaciones de sus derechos y no tienen los medios de defenderse. Nos llaman a menudo. Los casos donde la integridad física o psicológica de una persona está en juego son evidentemente prioritarios. A veces, tener que optar es muy cruel. Nos gustaría poder ayudar a todo el mundo! Pero pretender poder hacerlo equivaldría a desatender los dossiers que hemos ya aceptado. Entonces, intentamos orientar a las personas que no se pueden tomar a cargo hacia otras organizaciones susceptibles de ayudarlas y no rechazamos jamás el dar por lo menos un consejo legal.

Una vez que hemos aceptado ayudar a alguien, la dificultad para nosotros, abogados, es de trabajar en un contexto donde « las relaciones » prevalecen a menudo sobre el Derecho. Por otra parte, en ciertos casos, las violaciones se cometen por servicios de seguridad que actúan sobre la base de comunicados internos confidenciales, fuera de todo marco legal. En dichos casos, los recursos son teóricamente posibles frente al sistema judicial pero éste está tan saturado que las decisiones necesitan años mientras los derechos de las víctimas siguen siendo violados durante este tiempo. Es a veces mejor, para ayudar a una persona, iniciar negociaciones con los servicios de seguridad más que de demandarlos al detrimento de la víctima.

El CLDH se moviliza para defender a los trabajadores migrantes en el Líbano. Cuál es su situación?

H.A.R.: Cada año, miles de migrantes entran al Líbano para trabajar como empleados domésticos o como empleados no-cualificados en las empresas privadas.

Entre estos empleados, los más vulnerables son, en la mayoría de los casos, las mujeres. Llegan al Líbano buscando ganar dinero para hacer vivir a su familia que quedó en su país y, en numerosos casos, se encuentran en una situación de esclavitud. Se ven obligadas a trabaja entre 12 y 17 horas al día, 7 días de 7, disponiendo a veces sólo de una pequeña cocina para dormir y a veces no están ni pagadas. Se ven encerradas con llave en las casas y privadas de su pasaporte por sus empleadores. Cada año, docenas de estas mujeres cometen suicidio. Nuestra lucha consiste en ofrecer una ayuda a algunas de dichas víctimas e intentar poner fin a situaciones inhumanas.

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn