Julie Thomas : comprometerse como voluntaria por la promoción de los derechos humanos « aquí y allá »

 

Julie Thomas

Muchos voluntarios ponen al servicio de AEDH sus competencias, su disponibilidad y su entusiasmo. Julie Thomas es una de ellos. Estudiante en Derecho y Ciencias políticas, está comprometida como voluntaria con nuestra organización desde hace casi dos años. Además, se involucró durante el verano, durante un mes, con uno de nuestros colaboradores en el Togo. Entrega aquí el testimonio de su compromiso y de su joven experiencia en la defensa de los derechos humanos.

¿Puedes presentarte en algunas palabras?

Julie Thomas: Soy estudiante en tercer año de Ciencias políticas en la Universidad Lyon 2. Realizo al mismo tiempo una Licencia de Derecho que terminaré el año que viene. Decidí seguir estas carreras para luego trabajar en el ámbito del Derecho Internacional. Estoy interesada en particular por los derechos humanos y el derecho penal internacional.

¿Porque decidiste ser voluntaria en AEDH? ¿Cuáles son tus misiones en la organización?

J.T. Durante mi primer año de estudio, mis cursos me parecían abstractos y no tenía un objetivo profesional. Quise descubrir las profesiones ligadas al Derecho y quería al mismo tiempo ser útil durante mi tiempo libre. Cuando busqué una asociación con la cual comprometerme, me recomendaron AEDH. Me puse en contacto y rápidamente empecé a involucrarme en el equipo de los « llamados urgentes » de AEDH. Recibimos regularmente alertas acerca de casos de violaciones de los derechos humanos cometidas en el mundo entero, que provienen entre otros de la Organización Mundial Contra la Tortura y del Observatorio para la protección de los defensores de los derechos humanos. AEDH recibe estas alertas y me ocupo de transmitir las denuncias ante las autoridades de los países concernidos, así como de ciertas instancias internacionales. Sintetizo las llamadas y apunto a hacerlas las más impactantes posibles ante sus destinatarios. Esta misión me interesa de verdad y me permite complementar mis conocimientos sobre la situación política y la situación de los derechos humanos en países muy diversos.

¿Cómo surgió la idea de partir en el Togo?

J.T. Representa la continuación de mi compromiso asociativo. Quería trabajar en el terreno para encontrar a los promotores de los derechos humanos. Pedí consejo al equipo de AEDH para saber cuáles eran las asociaciones de derechos humanos que podía contactar. No quería irme para trabajar con una ONG internacional, quería involucrarme en una asociación local. Tomé contacto con el CACIT (Colectivo de las Asociaciones en Contra de la Impunidad en el Togo), un colaborador de AEDH que ya había recibido a jóvenes. La asociación aceptó de recibirme y pasé el mes de agosto en el Togo.

¿Qué hace el CACIT y cuáles fueron tus misiones?

J.T. El CACIT fue creado en 2005 luego de la toma de poder por Faure Gnassingbé – el hijo del ex-presidente Gnassingbé Eyadema – lo que ocasionó protestas reprimidas en forma muy violenta por el ejército y provocó la muerte de varios centenares de personas, en toda impunidad. Las actividades del CACIT se ampliaron rápidamente a la promoción y la protección de los derechos humanos: la defensa de los derechos de las mujeres, de los presos, la lucha contra la tortura, la promoción de la justicia transicional….

Al principio de mi instancia, el director del CACIT me presentó todas las actividades de la asociación y escogí trabajar sobre cuestiones de justicia transicional y de reconciliación. El CACIT estaba empezando un proyecto sobre esta temática, apoyado por la OIF, la Organización Internacional de la Francofonía. Colaboré activamente con la organización de un seminario de tres días destinado a 25 representantes de la sociedad civil togolesa. El objetivo era que los participantes pudieran irse con un plan de acción para implementar sus propios proyectos acerca de la justicia transicional. Además, fui movilizada para escribir documentos destinados a jóvenes de escuelas secundarias.

¿Qué te pareció esta experiencia? ¿Cómo ves el futuro?

J.T. Me gustó mucho mi estancia en el Togo. Tuve un buen contacto con los miembros del CACIT y fui muy bien integrada y recibida. Aproveché también mi tiempo libre durante los fines de semana para visitar la región y conocer a otros jóvenes que hacían su pasantía allí. Adoré la experiencia, y por el lado profesional, ¡me confortó en mis ganas de ser jurista más que encargada de proyecto!

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn