Camerún: migrantes expulsados y abandonados en la ciudad frontalera de Kye-Ossi

LT214 Cameroun

En el sur de Camerún, en la frontera con Gabón y la Guinea Ecuatorial, la ciudad de Kye-Ossi se volvió una ciudad que recibe y por la cual transitan migrantes expulsados del Gabón y de la Guinea Ecuatorial o que se encuentran bloqueados en la frontera pero siguen determinados de volver a uno de esos dos países.

Gabón, y más aún ahora, Guinea Ecuatorial, atraen migrantes provenientes de África del Oeste y de África Central por sus riquezas petroleras y forestales, y por su dinamismo económico. Sin embargo, esos dos países tienen una política de migración muy restrictiva, inclusive hacia los nacionales de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), a quienes les niegan la aplicación del principio de libre circulación de las personas, principio que sin embargo entró en vigor desde el 1ero de enero de 2014.

Gabón y Guinea Ecuatorial realizan arrestos abusivos y devoluciones masivas, acompañadas de actos de tortura y extorsiones. Las autoridades camerunesas adoptan una actitud de espera y las redes de corrupción de desarrollan en los puestos de control en las carreteras. La mayoría de los migrantes, devueltos y sin dinero, se encuentran obligados de quedarse en la pequeña ciudad de Kye-Ossi. Viven en viviendas de fortuna, sin acceso a condiciones de higiene elementales ni a servicios de salud. Mal vistos por la población, son rechazados y forzados a vivir en la precariedad.

Gracias al apoyo financiero de AEDH, la ONG “Un Monde Avenir” va a continuar su compromiso en favor de los derechos de los migrantes. La organización, que concentraba su trabajo en la ayuda humanitaria y en las acciones de alegato puntuales con las autoridades camerunesas, va de ahora en adelante a adoptar una estrategia más ambiciosa: Un Monde Avenir va a reforzar las acciones de alegato trabajando con el conjunto de las autoridades públicas frontaleras y con actores asociativos implicados, inclusive en Gabón y en Guinea Ecuatorial.

El resultado esperado de esos diálogos es la conclusión de un acuerdo de parte de las autoridades frontaleras para favorecer la libre circulación de migrantes y el establecimiento de un comité de seguimiento de ese compromiso. El proyecto busca también abordar el problema creciente de la xenofobia de la población ribereña a través de la formación de líderes locales y de la sensibilización de la población y, de ese modo, iniciar un cambio de comportamiento hacia los migrantes.

 


Joël Phalip
Encargado de proyectos

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn