RDC : el Estado debe proteger a los pueblos pigmeos

 201703 projet appel ocean

AEDH implementa el proyecto APPEL* (Acompañamiento del acceso a los derechos de los Pueblos Pigmeos e Impulsar una reforma de la Ley de propiedad) en conjunto con dos organizaciones congolesas, OCEAN y OSAPY. Este proyecto busca defender y promover los derechos de la población pigmea en la República Democrática del Congo. De una duración de tres años, el proyecto entra en su ultimo año de implementación: es la ocasión para reflexionar sobre la situación de estos pueblos autóctonos de la selva congoleñas cuyos derechos son regularmente violados.

Desde hace mas de veinte años, los conflictos en RDC alimentan regularmente las columnas de los periódicos internacionales. En parte relacionadas a rivalidades comunitarias, continúan devastando gran parte del este del país (Nord-Kivu, Sud-Kivu y Ituri). Sin embargo, hay una comunidad que continua siendo particularmente marginada en todo el país, sin siquiera aparecer en los titulares de los periódicos: la comunidad Pigmea. Población autóctona de Africa central, los Pigemos tienen un modo de vida antiguo que se basa en la explotación de recursos que les ofrece su habitat, la lujosa selva ecuatoriana. Se trasladan al ritmo de las estaciones y se alimentan principalmente de miel, champiñones y de caza menor. En ese sentido, tienen un modo de vida de cazadores-recolectores y una organización social muy diferente del resto de la población Bantoue, población no pigmea hoy en día mayoritaria en Africa central.

Si bien ese modo de vida ancestral se perpetuó durante siglos, es hoy en día profundamente cuestionado, la selva congolesa atizando mucha codicia. Reboza de madera y minerales preciosos. La explotación forestal y la presión demográfica han provocado una deforestación masiva. La población autóctona pigmea es la primera víctima, encontrándose muchas veces desposeída de sus tierras y forzada a abandonar su modo de vida para acercarse a los pueblos.  Su representación del mundo, ampliamente desconectada de las nociones materiales y productivas, los hace particularmente vulnerables a los apetitos de los explotadores artesanales e industriales. Desarraigados y cortados del acceso a sus recursos elementales, viven muchas veces en un privación y son víctimas de graves discriminaciones y de abusos de sus derechos fundamentales.

Afin de permitir una mejor reivindicación de sus derechos, las organizaciones colaboradoras del proyecto APPEL se esfuerzan de implementar un dispositivo de documentación y de altera de violaciones de derechos humanos de los cuales los pigemos son víctimas en tres provincias de la RDC (Provincia Ecuatorial, Mai-Ndombe e Ituri). Este dispositivo, implementado a través de organizaciones comunitarias que trabajan mas de cerca de la población, cuenta con 90 especialistas jurídicos formados en el marco del proyecto, quienes consignan los hechos y llevan las reivindicaciones de los Pigemos a las autoridades locales competentes, siempre que sea posible. Un año después de su implementación, los resultados son alarmantes. 135 violaciones de derechos humanos han ya sido reportadas, entre las cuales los mas numerosos son los casos de violaciones, arrestos arbitrarios y acaparamientos de tierras.

Es entonces primordial para el Estado congolés, ocuparse de la cuestión, sobre todo que esta situación de tension latente dio lugar a un conflicto abierto en una provincia del país. Desde 2013, Bantous y Pigmeos se enfrentan en Tanganyika (Sureste de la RDC) sobre  controversias relacionadas al acceso a la tierra y a la distribución de riqueza natural. Este conflicto ya ha dejado 150 muertos, el doble de heridos y millones de desplazados según Human Rights Watch.

Faouzi Boujnaih

* El proyecto APPEL beneficia del apoyo de la Union Europea.

 

 

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn