Baudouin Kipaka Basilimu : Ser juez y defensor de los derechos humanos en la República Democrática del Congo

Baudouin Kipaka basilimuAEDH apoya desde 2008 la organización de defensa de los derechos humanos Arche d’Allliance. Basada en el Kivu Sur, Arche d’Alliance es un colaborador de AEDH para la implementación del proyecto DECLIK (Desarrollar y Fortalecer las Iniciativas de los defensores de los derechos humanos en los Kivu), realizado con el apoyo de la Unión Europea. Su coordinador, Baudouin Kipaka Basilimu, que es a la vez juez y defensor de los derechos humanos, nos explica el sentido de su implicación.

Usted es juez de profesión: ¿cómo concilia su compromiso militante y su función profesional?

Me involucré activamente en la defensa de los derechos humanos en cuanto juez después de haber beneficiado, más de 17 años atrás, de varias capacitaciones en derechos humanos, en Europa y en la RDC, hasta obtener un master en derechos humanos en 2010. Testigo de violaciones graves y masivas de los derechos humanos en mi país, decidí implicarme en la lucha en contra de la impunidad en el seno de la magistratura en 1991, a pesar de que ésta sea caracterizada por numerosos disfuncionamientos y malas condiciones de trabajo.

Considero que mi estatuto de « magistrado defensor de los derechos humanos » está en conformidad con el artículo 1 de la Declaración de las Naciones Unidas de 1998 que reconoce a toda persona el derecho de implicarse en la defensa de los derechos humanos, incluso a los agentes del Estado. Además, la Constitución del Congo afirma que toda persona puede adherir libremente a una asociación, incluso los magistrados, y que el poder judicial es garante del respeto de los derechos y de las libertades.

Al principio, fui mal percibido por mis colegas de trabajo y mi jerarquía que pretendían que el militantismo a favor de los derechos humanos era incompatible con mi profesión. Pero, en el transcurso de mi carrera, hice un trabajo de sensibilización con mis colegas en todas las partes donde estuve asignado. Hoy, la mayoría de los magistrados entienden que no hay incompatibilidad entre estas dos funciones pero que, al contrario, es la misión de todo magistrado de defender el respeto de los derechos humanos, en el seno como fuera de su medio profesional.

Arche d’Alliance es el colaborador de AEDH en el marco del proyecto DECLIK. ¿Cuál es su papel en el proyecto?

La asociación Arche d’Alliance es uno de los cinco colaboradores de AEDH en la implementación del proyecto DECLIK. Su papel es complementario al realizado por las otras organizaciones implicadas en el proyecto: PAIF, ASADHO, SOPROP y UCPDHO. El proyecto apunta a que progrese la situación de los derechos humanos en las provincias de los Kivu Norte y Sur, una región donde el contexto socioeconómico difícil, y el conflicto armado que arrasa el Este de la RDC desde hace más de veinte años, están al origen de violaciones masivas de los derechos humanos. Arche d’Alliance interviene en particular en la lucha contra la impunidad y el cabildeo en los territorios de Fizi y Uvira que están a la orilla del lago Tanganica en la provincia del Kivu Sur.

El proyecto DECLIK se acabará en octubre 2015. ¿Cuál es el balance para usted?

El balance es positivo: estamos logrando los objetivos que nos habíamos fijado. El proyecto DECLIK permitió a los animadores de Arche d’Alliance de llevar a cabo actividades de documentación de las violaciones de los derechos humanos, de educación a los derechos, de sensibilización comunicatoria, de cabildeo, y aportar una ayuda legal a personas víctimas de actos de tortura. Esta última actividad, que apunta a luchar contra la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos, es la más difícil, ya que las acciones judiciales toman a menudo mucho tiempo para lograr un resultado, en particular para este tipo de caso.

Estará usted en Europa a finales de junio en el marco de una misión de cabildeo. ¿Qué espera usted de este viaje?

Voy a llevar a cabo esta misión con mi colega Immaculée de la asociación PAIF, en nombre de las asociaciones implicadas en el proyecto DECLIK, y con el acompañamiento de AEDH. En el marco del proyecto, un informe ha sido producido acerca de las condiciones carceleras en el Este de la RDC. Vamos a presentarlo a distintas instituciones: la Unión europea, el Ministro francés de Asuntos Exteriores, la Organización Internacional de la Francofonía, etc. Esperamos de nuestros interlocutores que usen de su capacidad de influencia para llevar las autoridades congolesas a respetar sus compromisos a favor del respeto de los derechos de los detenidos.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn