El Congo : promover los derechos de los pueblos autóctonos pigmeos

P2070015

En 2010, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho de los pueblos autóctonas describía la situación económica y social de las poblaciones pigmeas del Congo (Brazzaville) como "extremadamente desfavorables" y demostraba su inquietud hacia la "marginalización de la cual son objeto en comparación con el resto de la población congolesa, en particular tratándose de las condiciones de trabajo, de alojamiento, educación y salud ; acceso a la tierra y a los recursos naturales ; reconocimiento por el estado civil y participación en la vida pública”.

En 2011, la República del Congo fue pionera en África Central, adoptando la primera ley específica de protección de pueblos autóctonos pigmeos (Ley 05-2011). Este compromiso se reafirmó en 2013 durante el Examen Periódico Universal del Congo frente al Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. El Estado congolés expreso entonces su deseo de lanzar el proceso de ratificación de la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los pueblos indígenas. Unos años más tarde, la voluntad política expresada tiene aún dificultades para traducirse en hechos. Los textos de aplicación de la ley 05-2011 no han sido firmados aun y las discriminaciones en contra de la población pigmea perduran. Estos continúan siendo víctimas de explotación, de despojo, de negación de derechos y no se les consulta jamás sobre las decisiones que afectan a sus comunidades conforme al principio del consentimiento libre, informado y previo (CLIP).

Estas observaciones alarman al Observatorio Congolés de Derechos Humanos (OCDH), movilizado hace mucho tiempo en favor de la promoción y protección de los derechos de pueblos autóctonos. Nos ha solicitado una colaboración sobre un proyecto que busca asegurar la implementación de la Ley sobre la promoción y la protección de los derechos de los pueblos autóctonos en el Congo. Seleccionado al término de un llamado de proposiciones de la Unión Europea, este proyecto busca asegurar la defensa y la promoción de los derechos de los pueblos pigmeos; apoyar el desarrollo de organizaciones y lideres de pueblos autóctonos; movilizar la opinión pública y favorecer cambios de comportamiento hacia la población pigmea.

A través de esta acción, AEDH refuerza la colaboración ya en marcha con el OCDH en el cuadro de otro proyecto sobre la lucha contra a detención arbitraria y la tortura en el Congo.

Guilhem Papelard

 

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn