Enfoque sobre nuevos métodos de trabajo

LogoDEFI

Con el proyecto DEFI, iniciado en el mes de Septiembre 2014, AEDH se ha vuelto un actor en el reforzamiento de las capacidades de los defensores de derechos humanos en África Central. Nuevos métodos de trabajo y herramientas han sido creados al servicio de los defensores y para la eficacia de sus organizaciones.

¿Qué se debe entender con reforzamiento de capacidades?

El reforzamiento de las capacidades es un proceso que aspira a aumentar el rendimiento de una organización y a permitirle de adaptarse a un entorno cada más evolutivo y exigente. Es una cuestión esencial para las organizaciones, emergentes o de tamaño modesto, de defensa de derechos humanos, que pueden encontrarse fuertemente fragilizadas cuando deben enfrentar impactos internos o externos (problemas de liderazgo, inestabilidad seguido a problemas de inseguridad o conflictos políticos y sociales graves, perdida de financiamiento). Reforzar las capacidades de un equipo, ajustar la organización del trabajo y evolucionar los métodos supone para cada organización de estar preparada a interrogarse sobre sí misma, a dedicar el tiempo necesario para reflexionar sobre sus prácticas y a estar abierta al cambio.

¿Cómo es que AEDH logra impulsar ese proceso de cambio y de profesionalización?

La primera etapa es la de la lucidez y de la mirada sobre uno mismo. Cada asociación inscrita en el proyecto DEFI comienza el proceso con una revisión de sus acciones, su organización, sus métodos de trabajo afín de evaluar sus puntos fuertes y débiles, y los asuntos prioritarios para su futuro. Para acompañar a los defensores en esta etapa, AEDH ha desarrollado una Guía de auto-diagnóstico para el uso de las organizaciones de defensa de los derechos humanos. Esta se presenta a través de un cuestionario, permitiendo de realizar paso a paso un inventario de la situación de una asociación, basándose en 10 cuestiones claves como la pericia en materia de defensa de los derechos humanos, las relaciones con los medios de comunicación, el alegato o la seguridad y la protección de los defensores. Una vez que el cuestionario se ha completado, reuniones con el equipo de AEDH llevan a analizar los resultados, seleccionar los temas prioritarios y los medios los más apropiados para concretizar los cambios esperados. La etapa siguiente es aquella de la formalización de los objetivos y de las acciones en lo que llamamos Plan de progreso.

¿Cuáles son las soluciones propuestas por AEDH para concretizar el reforzamiento de las capacidades?

Una gama de métodos se encuentra a la disposición de las asociaciones inscritas en el proyecto DEFI. Se trata primero de una caja de herramientas sobre « la gestión contable y financiera » y el « monitoreo de las violaciones de derechos humanos ». Son herramientas concretas, acompañadas de fichas explicativas, propuestas a cada asociación afín de garantizar una buena gestión de los financiamientos (Como mantener un diario de caja, establecer los documentos justificativos contables y seguir el progreso del presupuesto…) y para realizar un trabajo de documentación de las violaciones de derechos humanos (Como establecer una base de datos de violaciones de derechos, como entrevistar a las víctimas…). La formación de los defensores es otro incentivo utilizado, cuando se trata de reforzar las competencias de un equipo, por ejemplo en materia de estrategia o de acompañamiento jurídico y judicial de las víctimas. El acompañamiento individualizado propuesto por los encargados de misión de AEDH es también indispensable ya que las organizaciones necesitan consejos sobre aspectos técnicos vinculados a la gestión de proyectos y a la búsqueda de financiamiento. Finalmente, hay un intercambio de experiencias entre organizaciones para permitir a los defensores de compartir sus buenas prácticas entre ellos mismos.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn